Archivo del sitio

Amor por contrato, negocio perfecto.

La mezcla del negocio y la familia es común en algunos núcleos familiares emprendedores. Sin embargo ¿Qué pasa cuando haces de “tu familia” un lucro o una mentira?

Un  negocio perfecto,  que no para de vender como los Jones.  Una familia ficticia americana de estatus medio alto,  cuyo objetivo es  influenciar en la decisión de compra de  sus nuevos vecinos y amigos sobre las nuevas tendencias de moda, tecnología, vehículos, etc.  Usando la interacción diaria y la comunicación interpersonal como su canal de llegada. Para ellos, se trata de vender un estilo de vida, una actitud.

Existe un viejo dicho que dice: “En casa de herrero, cuchillo de palo”  Sin embargo en el caso de los Jones el dicho evoluciona de manera particular  en “En casa de herrero, cuchillo de acero inoxidable”  ¿Será que la mejor forma de vender productos es utilizándolos nosotros mismos? Logrando así, de manera sutil, mostrar sus bondades y cualidades, dentro de  un showroom interactivo de nuestras propias vidas. Pues al parecer da resultado.

Complementado con  una estrategia de segmentación, ya sea de edad o género, cada miembro de esta familia ficticia representa un estilo de vida ideal dentro de un mercado furtivo para toda clase de productos. Consiguiendo así, una retroalimentación constante y actualizada de información  de cada producto que desean ingresar a los diferentes targets.

La perspectiva de este tipo de estudio de mercado e influencia de venta parece ideal y eficaz, sin embargo la ética está ausente a este tipo de comercio que  supera la barrera de la honestidad y confianza. Este comercio es la evolución del   “modelo de aguja hipodérmica”  de estímulo-respuesta que subestima  a priori la reacción de los consumidores.  De manera paralela  puede causar frustración y depresión en muchos de los potenciales clientes a quienes se les inyecta el deseo de compra  por un producto que podría estar lejano de sus posibilidades económicas.  Podríamos decir que los medios tradicionales de publicidad también pueden causar esto,  sin embargo, su influencia no es directa e interpersonal como en este caso.

En el contexto social peruano es factible que se pueda dar o se esté dando este tipo de influencias de compra. Muchos de nosotros compramos cosas por imitación o recomendación de nuestros amigos y familiares.  Al mismo tiempo en cada grupo social existen iconos de moda u opinión influyente . Al margen de la ética personal, esta técnica se puede aplicar en muchos grupos sociales, sin la necesidad de inventarse una vida o familia, como en el caso de los Jones, siendo los mas vulnerables las personas jóvenes  en los colegios, institutos, universidades.  Un caso existente entre “celebrities” de nuestro país es el ya conocido “canje” o “cherry”, en el cual personajes públicos usan determinadas marcas para atraer a más consumidores.

El arte de ventas masivas y técnicas está evolucionando, la persuasión cada vez es más cercana y se camufla en la fachada de una amistad o círculo social.  Este tipo de marketing también se da en las redes sociales, Kim Kardashian, celebridad norteamericana, cobra $ 10.000 dólares  cada vez que publica alguna marca patrocinadora en  su cuenta de Twitter. Su influencia en más de 7 millones de seguidores es bien canalizada por las marcas que se encuentra atrás de ella, una técnica de venta masiva que también se puede explotar en nuestro país.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.